Miguel Sedoff, ministro de Educación, Misiones “Tenemos la responsabilidad de imaginar escenarios educativos a futuro”

 

El ministro de Educación de Misiones dejó varias definiciones para analizar no solo en favor de la educación misionera sino del país íntegro. Destacó la apertura de las paritarias docentes “porque tienen un efecto de coordinación, de garantía salarial, de ordenamiento, que nos va a venir bien a las provincias”

 

Por Alejandro Fabián Spivak

 

Periodista (P): En Misiones, ¿se puede pensar en trasladar a todo el sistema la idea de una educación disruptiva? (Se utiliza la palabra aprendizaje disruptivo como lo define la Ley de Educación Disruptiva de la provincia al conjunto de acciones, estrategias y metodologías de enseñanza, que permiten la introducción de avances e innovaciones con miras a la transformación de los procesos educativos, mediante las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento (TAC) y los usos que se desarrollan en el ámbito de la educación y la comunicación

 

Miguel Sedoff (MS): Es una forma de entender la educación. Tenemos una idea, que la charlamos con el gobernador Oscar Herrera Ahuad, y con el presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia Carlos Eduardo Rovira de que la innovación educativa es un proceso, es algo que lleva tiempo, cambio de estructuras, cambio de mentalidad. veces se piensa que innovar es sólo incorporar tecnología, que si bien es muy importante porque estamos rodeados de tecnología y no podemos estar fuera de ella, es más que eso.

 

P: Concretamente. ¿Qué es innovar en educación?

 

MS: La innovación en educación es un concepto polisémico. En primer lugar, implica un cambio de mentalidad que debemos ayudar desde donde nos toque. El ministro, la gente que está a cargo de los diseños curriculares y de las responsabilidades operativas, y el docente en particular. El docente tiene una formación de base que hay que acompañar. La educación es transformadora porque transforma a las personas y estas personas transforma a la sociedad.

 

  1. El presidente de la Cámara d Diputados de la Provincia Carlos Eduardo Rovira se refiere a la sociedad líquida, ¿en qué impacta eso en la educación?

 

MS: EL sociólogo Zygmunt Bauman ha creado ese concepto para definir el estado fluido y volátil de la actual sociedad, sin valores demasiado sólidos, en la que la incertidumbre por la rapidez de los cambios ha debilitado los vínculos humanos y los valores que alguna vez creímos que eran permanentes. En lo referido a la educación es muy claro qué en una sociedad en constante cambio, donde todo es fluido, la educación, su práctica y la formación docente no pueda estar anquilosada.

 

P: ¿Hay que adaptarse y a la vez pensar en una educación a 20 años?

 

MS: Claro, tampoco vamos a pretender cambiar los planes de estudios todas las semanas, pero sí tenemos que tener una mirada al futuro. Yo hablo mucho del futuro porque tenemos la responsabilidad de imaginar escenarios educativos a futuro.

 

P: ¿A qué se refiere cuando habla de escenarios a futuro? ¿Qué cree que va a pasar con la educación dentro de 20 años?

 

MS: El chico que entra ahora a la escuela va a tener por delante un mundo que va a cambiar de manera exponencial. Imagínate que hace pocos años no existía la economía y los servicios digitales como los conocemos ahora. Nos hemos acostumbrado tanto que por ejemplo no podemos entender cómo antes podíamos vivir sin celular, cómo vivíamos antes sin Google maps, para ir de un lugar a otro. Esos cambios tan radicales y profundos tienen pocos años y si nos fijamos en la escuela, la misma sigue con un modelo que viene de hace 300 años. La solución no es hacer borrón y cuenta nueva, sino tener la inteligencia de jugar con lo que tenemos y adaptarnos para estar preparados para ese futuro.

 

P: ¿Cómo traslada la escuela de Innovación, por ejemplo, al aula satélite de una escuela de una localidad del interior profundo de Misiones?

 

MS: Es un cambio que trasciende lo meramente físico. Porque si bien la escuela de innovación va a funcionar en un edificio que está destinado a ser un ícono de la educación, también será una entidad señera que apuntará a dónde queremos ir con la educación misionera. En tal sentido queda claro que no es preciso tener un edificio excepcional para funcionar, ya que durante 2019 la escuela funcionó en el BAPAYCE, en una parte de un edificio donde funcionan otras cuatro escuelas, y se pudo innovar.

 

P: Lo que usted dice es que innovación va más allá de las estructuras formales y de las paredes…

 

MS: Sí. Innovación no es cuestión de paredes y de pisos, si bien los espacios educativos tienen un lenguaje. El espacio habla y te dice algo, si vos tenés un aula cuadrada, con los bancos fijados mirando al pizarrón, te está sugiriendo una manera de enseñar. Pero también está en la decisión de quienes llevan adelante el proceso educativo la voluntad de innovar. Como te decía, en el Bapayc se pudo innovar, estuvimos en unos espacios amplios, donde íbamos armando como espacios más pequeños, el mismo pasillo era un área educativa. Es decir, cuál es la idea, transformar la educación secundaria que es la que más preocupa, a través de mostrar experiencias que son exitosas.

 

P: ¿Cómo fue el proceso de inicio de la escuela de Innovación?

 

MS: Cuando arrancamos en marzo de 2019, teníamos muy pocos inscriptos (Sedoff cumplía la función de director del proyecto). Los profesores sugirieron salir a buscar alumnos que estuvieran fuera del sistema y así fue por ejemplo que el primer domingo fueron a la Costanera y recorrieron grupos de chicos que estaban por ahí. El resultado fue que se sumaron trece inscriptos, chicos que estaban fuera de la escuela, eso más otros amigos que estaban en la misma situación, y llegamos a 50 chicos, de once que teníamos en una semana. De esos 50, el 70% estaba fuera del sistema, y lo bueno es que tuvieron una trayectoria escolar completa, sin faltar ni abandonar. Ya por eso la escuela paga. Que esos chicos hayan vuelto al sistema y que no se quieran ir. La verdad es que en todo el país el abandono y la repitencia en la escuela secundaria es un gravísimo problema. ¿Qué es lo que tenemos que plantear? Estas estrategias, si funcionan las transmitimos, decimos hicimos esto y lo otro, organizamos, por ejemplo, parejas pedagógicas, damos biología con inglés, damos educación física con ciencia, damos plástica con geografía, entonces invitamos a los docentes a trabajar colaborativamente y a los chicos que reciban el conocimiento de una manera no habitual Eso exige que el chico se comprometa de una manera diferente y más activa con el proceso educativo; es un aprendizaje para todos.

 

“Priorizar el interior”

 

P: ¿Se logrará igualar oportunidades entre un estudiante del interior profundo de Misiones con el del centro de Posadas o de otras ciudades “destacadas” de la provincia, como Oberá, Eldorado, Iguazú, entre otros?

 

 

 

MS: Vamos a priorizar a los estudiantes del interior y a los estudiantes más vulnerables. Siempre repito una frase: “Los talentos están repartidos de una manera uniforme, pero las oportunidades no”. Entonces, tengo la obligación de darle a ese chico del interior de Misiones las mismas oportunidades que al chico del centro de Posadas, de Oberá, de Eldorado, Iguazú. ¿Cuál es mi función en el ministerio?, conocer primero ese lugar, después hacer cambios, la tecnología me permite acercarme. No puedo construir una escuela de robótica, una escuela de innovación en cada ciudad, pero sí puedo transmitir las prácticas, los contenidos, sí puedo acompañar la formación de sus docentes y darles herramientas, eso es lo que pensamos hacer. Marandú comunicaciones (empresa de telecomunicaciones de la provincia) está haciendo un muy buen trabajo de conectividad, la idea es que tengamos en estos primeros meses de 2020 las dos mil escuelas conectadas a Internet, ese es un gran paso porque una buena conexión a internet te abre al conocimiento. Pero no es suficiente, necesitamos que se sepa qué hacer con eso, porque si no, vamos a abrir Facebook y Youtube sin saber mucho que hacer. Por eso la importancia de la formación docente, la educación se transforma. Entonces, transformemos y acompañemos. Después estar muy cercanos, muy presentes, yo no quiero institucionalizar al ministerio como un organismo cristalizado; porque el ministerio es una organización de personas que trabaja con el conocimiento y tenemos la obligación de hacerlo circular. Las sociedades educadas crecen y se enriquecen en sus discursos y sus conversaciones, cuando sus integrantes son educados, se producen conversaciones que mejoran exponencialmente las relaciones, es algo más que un certificado para trabajar.

 

P: ¿Cree que el gremio docente está encolumnado con lo que usted plantea?

 

MS: Es una pregunta que me hacen siempre y yo creo que en primer lugar hay que explicar qué queremos hacer, por qué queremos hacerlo y de qué manera. Después transmitiendo esperanza, Yo creo en la gente, cuando hice la primera reunión acá abajo con la gente del ministerio, dije: “Yo llegué hasta acá, porque hice un camino. Subí un escalón, alguien confió en mí y devolví esa confianza”. Yo creo que tenemos que basarnos en esa confianza. Ellos saben más que yo de muchas cosas y yo confío en los que saben. Esa confianza, es la que yo apliqué cuando empezamos Plataforma Guacurarí y luego la Escuela de Innovación, me lleva a decirle al docente: “Confío en ustedes, ustedes saben, estamos para acompañarlos, para darles los elementos para innovar. No lo voy a hacer por ustedes, el que quiere hacer, lo va a hacer”. En general cuando vos a la gente le respetas sus conocimientos, sus ideas, los tratas como personas, le pones en un pie de igualdad, no bajas línea de manera innecesaria, esa relación de confianza florece, hace crecer las cosas de manera inesperada. No puedo decir voy a formar tantos docentes este año y a fin de año todos van a innovar. No va a pasar eso. Sí tengo que ser inteligente, para potenciar a los que están más adelantados, apoyar a los que van más o menos y empujar a los que van atrás. Cuando uno trabaja con recursos humanos muy numerosos, se encuentra con una gran variedad de formaciones, aptitudes y compromisos. Creo que lo más inteligente como ministerio es respetar esa diversidad y los conocimientos que en ella se desarrollan, ponernos a su disposición, no ser invasivos, no bajar línea, ni obligar a nadie, sino invitarlos a ser parte y mostrar el escenario de mejora que proponemos.

 

“Deserción escolar”

 

P: La deserción escolar es aún un tema pendiente en Misiones…

 

MS: Tenemos aproximadamente un 42% de deserción escolar, unos 10 puntos menos que la media nacional, pero estamos altos, cuatro de cada diez chicos deja la escuela o la termina con sobreedad. Esta cifra es altísima.

 

P: ¿Cuáles son los principales factores de la deserción escolar?

 

MS: Son muchos factores, sociales, económicos y culturales, pero claramente lo que la escuela secundaria ofrece no es suficiente para disminuirla.  Frente a esto no hay soluciones mágicas, pero me parece a mí que la clave está en diseñar una dinámica escolar que haga que los chicos no se vayan, que sientan que lo que reciben en la escuela no lo recibirán en ningún otro lugar. En la escuela no podemos mirar para otro lado y decir: Acá tiene que ser todo curricular, todo disciplinar. En educación de adultos crecimos un 700 % del 2011 al 2018. En formación profesional 449 % en siete años, la gente que hace esos cursos, sale con una formación para la vida. Después tuvimos un 52% de crecimiento de educación técnica entre 2011 y 2018, ante un 14% de crecimiento en el país, evidentemente acá funciona porque es una salida rápida laboral. Está estudiado que el chico que sale de una escuela técnica, en un año, o dos años está en el circuito productivo y el que sale de la escuela normal tarda de 6 a 7 años. En definitiva, la escuela normal, común, el bachillerato, prepara para seguir estudiando, no para trabajar. Yo no digo que vamos a transformar la escuela secundaria en una escuela técnica, pero si ver de qué manera podemos ir dándole en la propia escuela elementos para quedarse y para salir a la vida y también valerse por sí mismos, porque no todos quieren o pueden seguir una carrera universitaria. Ahí hay un desafío porque hay que ver qué necesitan esos jóvenes. Por eso cuando hablaba de los escenarios a futuro, hay que ver qué nos depara el futuro como sociedad misionera. Yo no le tengo miedo al futuro, porque es y va a venir, pero sí creo que no debemos cerrar los ojos sino estar preparados, ser inteligentes y ver cómo nos enfrentamos a eso.

 

Paritarias docentes.

 

P: Al igual que los demás ministros, usted acaba de participar de la primera reunión de las paritarias docentes…

 

MS: A Misiones le sirve la apertura de las paritarias docentes porque tienen un efecto de coordinación, de garantía salarial, de ordenamiento, que nos va a venir bien a las provincias, porque en su momento al replegarse el Estado nacional de las paritarias con la excusa de que no paga sueldos, ahondó diferencias. Si todos tenemos una coordinación que diga: a partir de tal fecha van a ganar tanto, la provincia que no pueda pagar el Estado nacional lo va a ayudar, evidentemente eso es igualdad que es lo que nosotros reclamamos.Por otra parte rescato tener nuevamente un ámbito de diálogo y discusión productiva. Creo que el único camino para una mejora en la educación será encontrar acuerdos en los que todos los actores de la comunidad educativa nos sintamos representados y para ello la mejor herramienta es la palabra.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s