Complejo sojero: mientras China se asocia con Brasil, Argentina se debate en ajustes

El presidente de la UIA, hombre de AGD, pronunció las críticas más duras contra el gobierno nacional tras anunciar la reducción de reintegros a la exportación y la suspensión de la baja de las retenciones a derivados de la soja.

ientras China toma posiciones estratégicas en Brasil, en medio de la guerra comercial con EE.UU., en Argentina siguen los ecos por las decisiones del gobierno nacional que restan recursos no sólo a provincias y municipios, sino también al complejo que agrega valor a la soja, el principal cultivo en el país.

EXPORTADOR-SOJA-GRANROSARIO.jpg
Las medidas más cuestionadas por el sector industrial argentino son la reducción en un 66% del monto pagado por reintegros a la exportación y la suspensión de la baja de retenciones a derivados de la soja.

La eliminación del “Fondo Sojero”, con impacto directo en municipios que utilizaban los recursos para hacer obras urbanas; la reducción en un 66% del monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación y la suspensión por 6 meses de la baja de las retenciones para derivados de la soja, fueron medidas que provocaron rechazo inmediato desde distintos ámbitos. El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), y hombre vinculado a la Aceitera General Deheza (AGD), Miguel Acevedo advirtió: “No veo un plan en el largo plazo o los que siguieron hasta ahora no han sido los correctos”.

Acevedo preside la entidad que agrupa a industriales desde hace poco más de un año. Hasta su desembarco en la actividad dirigencial, dirigía AGD, una de las principales agroexportadoras del país, con presencia en el Chaco. Justamente para habilitar una planta de acopio en Pampa del Infierno, en septiembre de 2017, llegó para acompañar a directivos de esa compañía el presidente Mauricio Macri, hoy cuestionado por las medidas que afectan a la industria y siguen golpeando a la economía interna.

Para Acevedo, el ajuste de las cuentas públicas “tendrá consecuencias negativas para las industrias y las economías regionales”. Además, sostuvo que el Poder Ejecutivo Nacional “todavía no ha podido bajar la inflación, que era una de las metas que tenía el presidente Mauricio Macri desde el comienzo de su gestión”, en diciembre de 2015.

acevedo.jpg
Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial y hombre fuerte de AGD, una de las mayores agroexportadoras argentinas.

En declaraciones a radio La Red reproducidas por Ámbito Financiero, Acevedo alertó que la industria “va a tener hasta fin de año o más una recesión fuerte, y no creo que eso se revierta, porque hay un problema internacional que no ayuda”.

Socios

Mientras tanto, en Brasilia, el ministro consejero a cargo de asuntos políticos en la embajada china, Qu Yuhui, afirmó que empresas chinas y brasileñas podrían crear sociedades conjuntas para el procesamiento de soja.

Según publicó el diario El Cronista, aunque no hay una conversación actual entre ambos gobiernos por este asunto, si la iniciativa avanza, el gigante sudamericano podría aumentar sus envíos  del producto con valor agregado al país asiático, su principal comprador de soja sin procesar.

Con la guerra comercial ardiendo entre China y Estados Unidos, los comentarios del diplomático fueron amplificados en la prensa brasileña, ya que hasta ahora la soja es la principal exportación agrícola de EE.UU. a China, con un valor comercial de u$s 12.700 millones en 2017.

Qu dijo que las firmas chinas procesan el mayor volumen de semillas de soja en plantas locales en vez de comprar la harina a Brasil, pero que, de todas formas, las empresas elegirán lo que les sea más rentable.

“Si una empresa china y una brasileña fundan juntas una sociedad conjunta en Brasil para procesar semillas de soja, es una buena elección para las ganancias de ambos lados”, dijo Qu a Reuters, agregando que tal sociedad podría aliviar los costos logísticos en Brasil. Igual dijo que actualmente no es un tema entre los dos gobiernos la posibilidad de darle a Brasil una cuota de harina de soja con una tasa de importación más baja.

En el 2017, la inversión china en Brasil se elevó a un máximo de siete años, lo que avivó el debate sobre sus relaciones ante las elecciones de octubre en el gigante latinoamericano. En una reciente entrevista, el candidato de extrema derecha, Jair Bolsonaro, dijo que “China no está comprando en Brasil, sino que está comprando Brasil”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s